Unidad

La cápsula del tiempo

El pasado mes de enero tuvimos una visita de lo más especial en Uriach. Invitamos a Marius Serra (escritor, periodista, traductor, enigmista y presentador de televisión) a nuestras instalaciones de Palau-solità i Plegamans para que conociera de primera mano todo lo que rodea Uriach: nuestras instalaciones, nuestras lineas de negocio, nuestros productos, nuestra cultura, nuestros valores, nuestra historia, nuestro día a día y las personas que integran la compañía. ¿El objetivo? Poder contar con su habilidad literaria para construir un microrelato que publicar en nuestra nueva revista interna: The Capsule. El resultado; aquí lo tenéis:

LA CÁPSULA DEL TIEMPO

No creo en extraterrestres, pero adoro a Muriel y ella vive empeñada en comunicarse con seres de otros mundos. Hasta ayer, la cuestión se había mantenido entre risas. Una noche, tras una cena con amigos, nos entretuvimos en buscar frases cuyas iniciales coincidieran con OVNI. Ojete vacuo nunca inseminado, por ejemplo. Nuestros sarcasmos marcianos jamás desalentaron a Muriel. Ella sigue, erre que erre, querriendo comunicarrse con los extraterrestres, a los que siemprre imita prronunciando todas las erres dobles, como si fuerran rusos. Anoche se presentó en casa con una caja de plomo y un plan. Tenemos que llenarla con objetos que nos definan, me dijo. Nos sentamos en el patio de casa, junto a la buganvilla, y me lo explicó con ese torrente verbal que tanto me enamora. La noté excitada, como en las grandes ocasiones. Una cápsula de tiempo, recitó medio leyéndolo del móvil, es un recipiente en el que se entierran objetos para que cuando los extraterrestres lleguen a nuestro planeta devastado tengan indicios sobre quiénes fuimos. Objeté que preferiría conjugar los verbos en presente y, dado el caso, saludarles personalmente. Sonrió sin arredrarse. Me informó sobre la existencia de una Sociedad Internacional de las Cápsulas de Tiempo, que gestiona una gran base de datos con todas las existentes. Levantó sus negros ojazos del móvil y lanzó una andanada certera a la línea de flotación de mi curiosidad. La idea es muy antigua, aseguró, empezando a saborear su victoria. La primera obra literaria conocida, el Poema de Gilgamesh, empieza con unas orientaciones para localizar, entre los cimientos de las murallas de Uruk, una caja de cobre que contiene la historia de Gilgamesh escrita en una tabla de lapislázuli.

Muriel siempre ha sabido cómo captar mi atención. Anoche, de la fascinante historia antigua saltó rápidamente a la actualidad. En marzo de 2006 unos técnicos municipales que inspeccionaban el Puente de Brooklyn hallaron una pequeña sala oculta bajo una de las torres con provisiones para el futuro: botellas de agua, utensilios médicos y muchas cajas con galletas saladas. También la empresa Westinghouse enterró hace poco una cápsula del tiempo bajo el Hotel Marriott Marquis, en el corazón mismo del distrito teatral de Nueva York. Accedí, como siempre, a sus deseos. Nos pasamos el resto de la noche en el patio, discutiendo sobre qué meter en esa caja de plomo destinada a convertirse en nuestra cápsula de tiempo. Muriel introdujo una carta plastificada escrita con el alfabeto aumentado que usa para comunicarse con sus alumnos discapacitados. No resultó nada fácil ponerse de acuerdo sobre qué más adjuntar. Libros, sí, pero ¿en qué lengua? Discos, ¿en qué formato? Descartamos los móviles por la batería. Al final, dudábamos de todo, incluso de la botella de cerveza que se me ocurrió proponer: ¿llena o vacía? Completamos nuestro mensaje a los extraterrestres con unos juegos de cartas, dados de muchas caras, carnets antiguos, monedas, gafas de sol, un abono de tren caducado y una colección de camisetas usadas con mensajes políticos. Al alba, justo antes de cerrar la caja de plomo y enterrar nuestra cápsula de tiempo a los pies de la buganvilla, sentí un mareo incipiente. Corrí hasta el armario del baño y añadí, en el último instante, una cajita de biodraminas.

Màrius Serra

Nacido en Barcelona el Día del Trabajador de 1963. Escritor, periodista y monstruo verbálico. Ha publicado libros de relatos, novelas, ensayos y manuales de enigmística. Juega con palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  Acepto la política de privacidad