Resonancia

¡Toma castaña!

En el post anterior os hablábamos que octubre es un mes de cambios, pero también es el mes donde se consumen grandes cantidades de castañas. Especialmente, en algunas zonas de España,, sobretodo el 31 de octubre, vigilia de todos los santos. En esta ocasión, queremos ensalzar las propiedades de la castaña y explicaros de donde viene esta tradición.

La castaña es un fruto rico en hidratos de carbono y en fibra con solo 2,5 gramos de grasa por cada 100 gramos. Contiene un 50% de agua y la mitad de calorías que el resto de frutos secos. Sus grasas son de perfil muy saludable, no tiene colesterol (como ningún producto de origen vegetal) y, además, contiene proteínas, vitaminas y minerales. Con todo esto no debe quedar ninguna duda de que una merienda a base de castañas asadas es completamente saludable, además de deliciosa. Es un alimento adecuado para cualquier persona, incluso para aquellas personas que padecen de hipertensión, ya que contiene mucho potasio pero muy poco sodio.

La castaña es, también, un producto sin gluten. Por eso, tanto la castaña, la harina de castaña y algunos productos derivados, se utilizan cada vez con más frecuencia para elaborar productos aptos para personas celíacas.

 

La tradición y la celebración

Las leyendas populares cuentan que antaño, durante la noche de todos los Santos, vigilia del día de los difuntos, las campanas de las iglesias tocaban toda la noche. Tocaban sin pausa hasta el amanecer para avisar a la gente de que había llegado la hora de rezar a los difuntos. Amigos y familiares acompañaban a los campaneros en su difícil tarea, mientras compartían castañas.

Son muchas las regiones del norte de España que celebran la llegada del frío con castañas asadas, aunque se trata de una celebración extendida por otros muchos puntos de España. Aunque en cada localidad existe una tradición diferente todas ellas tienen en común la castaña.

  • En Galicia, esta fiesta popular se conoce como “Magosto”. Castañas asadas acompañadas de vino nuevo de la cosecha y chorizos. Saltar sobre la hoguera donde se asan las castañas es otra tradición que trae suerte.
  • En Asturias, estos frutos se acompañan con sidra dulce.
  • En Sanabria (Zamora) se comen castañas asadas con miel o cocidas con leche.
  • En Cataluña, así como en Valencia, Islas Baleares y Aragón, esta fiesta popular se conoce como «Castañada».  Se bebe vino dulce moscatel y se comen castañas, panellets, boniatos y frutas confitadas.
  • En el País Vasco, se acompañan de caracoles y, en Extremadura, se toman con higos secos, nueces, bellotas, granadas, dulces de membrillo y tortas.

 

Se trata de una fiesta ancestral en la que se enciende una hoguera en el campo y una vez listas las brasas, se extienden las castañas sobre un recipiente o lámina metálica con agujeros.

Para que no salten o exploten las castañas se les hace un corte en un extremo. Una vez asadas, se pelan y se comen. Es tradicional tiznarse la cara con los restos de la hoguera, con los carbones; saltar las hogueras, contar cuentos y cantar canciones populares.

¡Que disfrutéis de esta noche tan especial!

 

 

Laura Arranz. Medical Advisor de Uriach.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  Acepto la política de privacidad